Mi primera semana extranjera

Hola a todos,

Ya cumpliendo casi una semana de estar en España, y aunque suena un poco dramático, ya siento que he crecido. Estoy en un nuevo país, con una nueva familia, nuevos amigos, y nuevos costumbres. Cuando conocí a mi familia por la primera vez, claro que entré con muchos nervios, pero, me sorprendí de lo amable que eran y que tanto me hicieron sentir en casa. 

Me estoy quedando con una señora que se llama Laura, y su hija de once años, Lucía. El esposo de Laura vive en una casa como a cuarenta minútos de la cuidad, y les dicen “el pubelo.” Ya he aprendido que estoy es muy común para el público Madridleño. Debido a que la ciudad está muy llena, y en turno, las casas son pequeñas y pueden sentirse un poco congestionadas, muchas familias consiguen casas fuera de la ciudad en áreas un poco más rurales para escapar de esto de vez en cuando. Y esto es gran rollo para la gente Madridleña, y muy normal, hasta que la hija, Lucía, me dice que tiene dos vidas separadas: la de Madrid, y la del pueblo. También, Lucía le encanta el TikTok, y de hablar de las diferencias entre las sociales redes americanas y españoles. Pero estas diferencias expanden mucho más de lo que vemos en nuestros celulares. Las diferencias entre la cultura española y la americana es algo que día a día tendrá que aprender y que me va afectar en casa, en situaciones sociales, y especialmente en el trabajo.


Para mi trabajo, mi colocación es con una compañía de moda que se llama The Circular Project Shop. La compañía está enfocada en produciendo ropa sostenible, y también de estilo europeo. Hay un gran enfoque en las prácticas éticas que tienen en la compañía y lo importante que es que estos tipos de prácticas se propaguen a través de la comunidad de ropa. En Madrid, debido a que es una gran ciudad, está llena de muchas corporaciones de cadena que, tienden a no ser sostenibles. Pero, The Circular Project Shop se asegura de que cada paso del proceso de ropa sea sostenible y ético, y anima al resto de España a hacer lo mismo. Y porque esta compañía es sola española, se opera de esa manera igual. Se supone que yo voy estar trajando en la parte de marketing, promoción, y en tareas administrativas, y aunque es algo que estudio y conozco, va ser muy diferente a lo que estoy acostumbrada.

Algo que he aprendido en la escuela, es que para las compañías internaciónales, las promociónes tienen que adaptarse para cada país, y a cada cultura. Osea, por esa razón, las promociónes de McDonalds van ser muy diferentes en Nueva York del que los de Sud Africa, justo porque el cliente de Nueva York es muy distinto al de Sud Africa. Pero, para una compañía sola española, el cliente objetivo es, pues claro, el cuidadano español. Esta cultura apenas me lo estoy aprendiendo, y se necesitará mucha adaptabilidad y habilidades de observación para poder hacer este trabajo correctamente. Yo siento que en solamente una semana, ya he visto muchas diferencias entre la gente europea, y podrá usar esos conociminetos en el trabajo. Y aunque la idea de moda sostentible no es único a Madrid, la manera en que se desarrolla, y los costumbres del trabajo y la oficína si lo son. 

La industria de la moda avanza aquí a un ritmo mucho más rápido que en Pittsburgh, y eso se debe al tamaño de la ciudad, y su proximidad a otros países con también grandes ciudades. Por lo tanto, me complace ver cómo funciona esto y ser capaz de comprender la cadena de suministro y la cultura empresarial europeas de esta manera. Todavía tengo que hablar con el CEO de mi nuevo trabajo, Paloma G. López, pero espero aprender mucho de ella sobre esto y más. Mi entrevista es mañana por la tarde, y espero poder mostrar mis conocimientos sobre la industria de la moda americana y la manera en que se opera, y utilizar ese conocimiento para aprender sobre las diferencias significativas de la vida de la industria americana y europea a lo largo de mi experiencia de internado.

Todo esto lo aprendrá con tiempo, y estoy muy emocionada para empezar un nuevo trabajo y una nueva experiencia esta semana!

Hasta pronto!